lunes 18 diciembre 2017
Inicio / Reseñas Historicas / José Tiburcio Borda

José Tiburcio Borda

boton-pdf

Nació en Goya, Corrientes, el 28 de ene­ro de 1869, hijo de Miguel Borda y de Dona­ta Fernández. Cursó sus estudios primarios y secundarios en Goya, su ciudad natal y en el año 1891, a los 21 años ingresa a la facultad de Medicina de Buenos Aires. En 1897 reci­bió el título de doctor en Medicina y Cirugía. Mientras cursaba sus estudios se desempeñó como practicante mayor del Hospicio de las Mercedes (hoy Hospital Borda) y posterior­mente en la Casa de Aislamiento, en 1896. Se doctoró con una tesis llamada “Algunas consideraciones sobre el pronóstico de las enfermedades mentales”, donde resumía su experiencia de pregrado en el Hospicio de las Mercedes; éste constituyó el primero de un gran número de estudios anatomopatológicos en el campo de la psiquiatría que lo consagrarían como uno de los máxi­mos exponentes de la disciplina en el país y Latinoamérica. Luego de doctorarse, comenzó a trabajar como médico in­terno del Hospicio de las Mercedes, donde vivió hasta jubi­larse en 1930. En 1900, Borda integró el plantel docente de la primera Escuela de Enfermería Psiquiátrica. Algunas de sus obras, como “Patología de la parálisis general progresiva: contribución al estudio de su anatomía y de su histología” y “To­pografía de los núcleos grises de los segmentos medulares del hom­bre”, fueron reconocidas en América y Europa por su alto va­lor científico, especialmente este último fue considerado por algunos científicos europeos, entre ellos el prestigioso neuró­logo Edinger, como el más completo análisis de la sustancia gris de la médula efectuado hasta principios de siglo. Por su labor científica fue distinguido con diploma y medalla de honor en la Exposición Internacional de Panamá, realizada en 1915. Doce años antes de que Henri Baruk publicara su famosa obra de 1926 “Les troubles mentaux dans les tumeurs cérébrales” donde relata los síntomas neurológicos y psiquiá­tricos de los tumores cerebrales, en 1914 Borda ya había descripto magistralmente los síntomas de dichos tumores, haciendo hincapié en los del lóbulo frontal. En 1922, realizó una clasificación de las enfermedades mentales que fue luego adoptada en todos los países latinoamerica­nos. Otro de sus destacados trabajos fue el que denominó “Contribución al estudio de las alteraciones celulares de los centros nerviosos en las formas graves de las psicosis alcohólicas”, que incluye importantes consideraciones acerca del delirium tremens febril, el delirio agudo alcohólico, la psicosis polineurítica, las ma­nías alcohólicas, etc. Fue el primer discípulo de Christofredo Jakob, maestro de la escue­la neurobiológica argentina, destacándose asimismo como jefe de clínica del profesor Cabred, como profesor adjunto de la cátedra de Psiquiatría y luego titular de la misma. Con Cabred, realizó un vasto estudio de las esquizofrenias cuya síntesis presentaron en el Segundo Congreso Médico Latinoamericano. Fue también profesor honorario y miembro de la Academia Nacional de Medicina en el año 1930. Borda dirigió la cátedra de Psi­quiatría entre 1922 y 1930. Seis años después de jubilarse, falleció en Buenos Aires, el 6 de septiembre de 1936. A partir de 1967, el Hospicio de las Mercedes, que luego se llamó Hospital Nacional Neuropsiquiátrico de Hombres, fue de­nominado Hospital Nacional José Tiburcio Borda. Sus ma­yores enseñanzas, las que pregonaba con énfasis entre sus dis­cípulos, fueron: “La curación de una afección mental se halla en razón inversa de su duración” y “El diagnóstico de mu­chas enfermedades mentales es un diagnóstico de evolución y por lo tanto el pronóstico está lleno de interrogantes”. Fue un médico dedicado exclusivamente a su profesión; sencillo y de tonada provinciana, su trato era amable tanto con sus colegas como con sus pacientes y alumnos. El Hospicio de las Mercedes no sólo sería su lugar de trabajo, sino también su hogar: allí vivió desde que era un estudiante hasta la época de su jubilación al frente de la Cátedra. Convivir con los enfermos le dio una experiencia clínica incomparable, que, junto con sus trabajos de investigación en los laboratorios de Anatomía Patológica, le permitió realizar una producción científica con la que se ganó el merecido y prestigioso lugar de reconocimiento internacional.

Romina A Parquet
Servicio de Gastroenterología y Endoscopía Digestiva
Sanatorio San Lucas. San Isidro.
Provincia de Buenos Aires, Argentina.

Correspondencia: Romina A Parquet
Correo electrónico: rominaparquet@yahoo.com.ar

Acta Gastroenterol Latinoam 2015;45:107

Otros Artículos

Complicación infrecuente de la pancreatitis severa

Miguel Ramón Soria Alcívar,¹ Raquel del Valle Zavala,¹Gladys Karolina Bravo Vélez,¹ Jessenia Alexandra Ospina Arboleda,¹ Hanna …