sábado 23 septiembre 2017
Inicio / Reseñas Historicas / Percivall Pott

Percivall Pott

boton-pdf

Nació en Londres el 6 de enero de 1714. Tras la muerte de su padre, junto a su hermano y su mamá quedaron sumi­dos en la pobreza. Desde los 3 años se crió bajo la tutela del obispo de Rochester, un pariente de su madre, quien le aseguró una educación privilegiada. Asistió a una escuela privada en Kent y a los 17 años de edad, después de desistir de sus origina­les proyectos de estudiar para el clero, fue aprendiz de Edward Nourse, cirujano del St Bartholomew’s Hospital que enseñaba anatomía y cirugía por la suma de 200 libras. Pott lo ayu­daba con la disección de piezas para las clases privadas y además su plan de estudio contenía veintisiete lecciones: dos de anatomía general, veinte de anatomía sistemática, una de fisiología y cuatro de cirugía.
En 1736 Pott aprobó los exámenes para el ingreso a la Compañía de los Barberos, el precursor del Real Colegio de Cirujanos de Inglaterra. En la Edad Media las cirugías eran realizadas por clérigos, posterior al año 1215 estas intervenciones son consideradas por el Papa Inocencio III como pecado de sacrilegio y pasan a formar parte del accionar de los barberos. Hasta 1745, las corporaciones de cirujanos funcionaron junto con las compañías de barberos. A partir de ese año, por decisión del rey Jorge II de Gran Bretaña, las corporaciones fueron separadas y los barberos debieron limitarse a sus funciones de corte y arreglo del cabello. La Compañía otorgó a Pott el Gran Diploma, un logro honorario en reconocimiento por sus habilidades quirúrgicas. Fue nombrado cirujano asistente del St Bartholomew’s Hospital en 1744 y cirujano titular en 1749, puesto que conservó durante 38 años. Luego del fallecimiento de su madre en 1746, contrae matrimonio con Sarah Cruttenden, con quien tuvo 9 hijos.
En 1756 sufrió un accidente que le produjo una fractura abierta del extre­mo inferior del peroné. La indicación en aquella época era la amputación de dicho miembro a lo que él y su maestro Nourse se opusieron. Pocos días después de su recuperación des­cribe y clasifica a las fracturas de tobillo (que llevan su nombre) y su tratamiento con inmovilización. En 1761 Pott sucedió a Nourse y al igual que su maestro, dictó clases que amplió con la presentación de casos propios. En 1764 fue elegido miembro de la Royal Society, Decano de Cirujanos en el St Bartolomew’s Hospital y Goberna­dor de la Corporación de Cirujanos en 1765. En 1786 fue nombrado miembro honorario del Colegio Real de cirujanos de Edimburgo y en 1787 del Real Colegio de Cirujanos de Irlanda. Ese año se jubiló de su puesto en el St Bartolomew’s. Fue el primero en describir la hernia inguinal congénita. Ideó una técnica menos traumática para el tratamiento de las fistulas anales, lo que hoy se conoce como fistulotomía. Simplificó el uso de ligaduras para remover hemorroides internas. En 1775 publicó un tratado sobre el carcinoma de los deshollinadores (car­cinoma del escroto), estableciendo una relación entre el hollín y esta afección que se presentaba años después de la exposición a esta sustancia. Entre 1779 y 1782 se abocó al estudio de una enfermedad que describió como “caries” vertebrales y que posteriormente atribuyó a una forma de tisis, con la formación de abscesos y la deformación de la columna. En aquella época había muchos jorobados por esta lesión. Aunque el cirujano francés Jean-Pierre David también dio a conocer hallazgos semejantes, el trabajo de Pott mereció que la enfermedad llevara su nombre. Esta osteoartritis vertebral constituye la expresión de la tuber­culosis raquídea, llamada “mal de Pott”. En lesiones crá­neo-encefálicas señaló la diferencia entre un hematoma y un absceso extradural, marcando la trepanación como su tratamiento.
Sus últimos años los pasó en Neasden, un pueblo al norte de Londres, donde aún visitaba pacientes. Falleció el 22 de diciembre de 1788 probablemente secundario a una neumonía contraída de alguno de sus pacientes do­miciliarios. Durante la mitad del siglo XVIII fue el ciruja­no más famoso de Inglaterra, con la más amplia experien­cia quirúrgica de Londres y con la mayor productividad académica. Sus trabajos y publicaciones, se tradujeron al alemán, francés, holandés e italiano. Percivall Pott fue uno de los padres de la ortopedia, fundador de los estu­dios sobre las enfermedades profesionales y el primero en hablar de los factores ambientales carcinógenos.

Romina A Parquet
Servicio de Gastroenterología y Endoscopía Digestiva
Sanatorio San Lucas. San Isidro.
Provincia de Buenos Aires, Argentina.

Correspondencia: Romina A Parquet
Correo electrónico: rominaparquet@yahoo.com.ar

Acta Gastroenterol Latinoam 2015;45(3):186-187

Otros Artículos

Evaluación de la oferta de alimentos libres de gluten en locales de comida elaborada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Leila Yasmín Garipe,1, 2 Bárbara Bravo,2 Mariana Fernández,2 Mariana García,2 Andrea Petrosini,2 María Mercedes Soriano,3 …