Jueves 27 Abril 2017
Inicio / Sección Imágenes / Hemobilia en el postoperatorio de una colecistectomía por colecistitis aguda

Hemobilia en el postoperatorio de una colecistectomía por colecistitis aguda

Mariano Palermo, Esteban Mendaro, Eduardo Houghton, Juan Manuel Verde, Mariano Giménez

Fundación DAICIM. Docencia, Asistencia e Investigación en Cirugía Invasiva Mínima. Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.

Acta Gastroenterol Latinoam 2015;45:279
Recibido: 05/04/2015 / Aprobado: 06/07/2015 / Publicado en www.actagastro.org el 30/12/2015

boton-pdf

Paciente de sexo masculino de 76 años de edad, tabaquista, diabético tipo 2 con antecedente quirúrgico de prostatectomía radical. Es intervenido quirúrgicamente, se le realiza una colecistectomía parcial por vía convencional en otra institución por un cuadro de colecistitis crónica reagudizada. Durante la cirugía se le instrumenta la vía biliar por litiasis coledociana y se deja drenada mediante un tubo en “T” de Kehr. Al 5to día del postoperatorio (PO) comienza con débito hemático por el tubo de Kehr y presenta un episodio de hematemesis. Dado que el cuadro descripto remite y el paciente mejora, en dicha institución le otorgan el alta médica. Al décimo día del PO refiere otro episodio de hemorragia por el tubo de Kehr con descompensación hemodinámica, que requiere internación en la unidad de cuidados intensivos. Se le realiza una videoendoscopía digestiva alta (VEDA) y una videocolonoscopía que fueron normales. Al día 27 del PO el paciente mejora y se le otorga eél alta médica, previa a la extracción del tubo de Kehr con fistulografía normal. Al mes presenta hemorragia digestiva baja sin descompensación. Se le realiza una tomografía de abdomen, la cual es informada como normal. Es derivado a nuestra institución, se le solicita una nueva VEDA que informa: papila duodenal de aspecto normal con salida de contenido hemático a través de la misma (Figura 1 A y B). Con lo cual se constata el diagnóstico de hemobilia. También se le solicita un eco-doppler hepatobiliar que observa una dilatación sacular de 8 mm con vascularización arterial adyacente al cuello del saco vesicular remanente. La arteria hepática es permeable con flujo hapatópeto conservado (Figura 2). Se le realiza una angio-TC, la cual informa ateroma cálcico aórtico ilíaco. Imagen compatible con litiasis en lecho vesicular (Figura 3).

Figura 1. A y B. Videoduodenoscopía: papila duodenal de aspecto normal con salida de contenido hemático. Hemobilia.

Figura 2. Eco-doppler hepato-biliar: dilatación secular de 8 mm con vascularización arterial adyacente al cuello del saco vesicular remanente. Arteria hepática permeable con flujo hepatópeto conservado.

Figura 3. Angio-TC: Ateroma cálcico aórtico ilíaco. Imagen compatible con litiasis en el lecho vesicular.

 

Correspondencia: Mariano E Giménez
Arenales 1640 Piso 1er A.
Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
Correo electrónico: marianoegimenez@gmail.com

Acta Gastroenterol Latinoam 2015;45(4):279

Otros Artículos

Solución del caso: Dolor abdominal crónico en una paciente joven y saludable con un hallazgo poco usual en la endoscopía

Luego del procedimiento, la paciente menciona haber ingerido de forma accidental un lapicero hace dos …